46 Los Menores y la Ley • el supuesto perpetrador (la persona a quien se le acusada de cometer el maltrato o descuidado) no es el cuidador principal del niño; • la lesión específica o la condición reportada es tan antigua que ya es ob- soleta; • la lesión o la condición específica que se reporta ya está siendo atendida por el DCF (a veces el DCF recibe varias denuncias acerca del mismo in- cidente); o • en raras ocasiones, el informe no es fiable. El DCF “aprueba” el informe si hay causa razonable para creer que un niño ha sido o puede haber sido maltratado o descuidado. Algunos informes se aprueban automáticamente para ser investigados; por ejemplo, en casos de violencia doméstica en donde hay un riesgo sustancial de lesión seria al niño o cuando un examen de drogas en la sangre de un recién nacido resulta positivo. ¿Qué sucede si el DCF aprueba el informe? Si aparentemente hay una amenaza inmediata de poner en peligro la vida, salud o la seguridad física del niño, el representante del DCF designará que “el informe es de emergencia” y lo asigna para llevar a cabo una investigación inmediata. Si la condición que se reporta no presenta un peligro inmediato a la vida, salud o seguridad física del niño, el representante del DCF designará que “el informe no es de emergencia” y asigna el asunto a ser investigado. Los informes de emergencia deben investigarse con más rapidez que los informes que no son de emergencia, pero todos los informes revisados deben a ser in- vestigados. ¿Qué es una investigación 51B? Todos los informes examinados deben ser investigados por el DCF, y se llaman investigaciones 51B. Como parte de la investigación, un trabajador del DCF va a la casa del niño para hablar con los padres o con el principal cuidador, ver al niño, hablar con la persona que presentó la información y examina los expedi- entes que tenga el DCF respecto a algún otro familiar del niño. La investigación también puede incluir: • Una evaluación de la naturaleza, la extensión y la causa de la lesión. • Determinar la identidad de la persona responsable de la lesión. Niños Maltratados y Descuidados 5