86 Los Menores y la Ley Si el médico especialista determina que el niño debe ser hospitalizado, ¿qué hay que hacer para que lo hospitalicen? Si el niño es menor de 18 años y sus padres están dispuestos a que lo hospi- talicen, se le puede “hospitalizar voluntariamente”. Al firmar los documentos debidos, los padres o el tutor le dan derecho al hospital para tratar al niño. Si los padres no están de acuerdo con que reciba tratamiento en el hospital o el niño se rehúsa y el médico especialista determina que al niño hay que internarlo en el hospital para evitar que se haga un daño o hiera a alguien, el médico especialista hará las gestiones para hospitalizarlo y el niño permane- cerá en el hospital; esto se considera una hospitalización “involuntaria”. Los niños mayores de 16 años tienen los mismos derechos que un adulto de dar su consentimiento o de rehusarse a que los hospitalicen. Los padres o el tutor pueden llevar al niño al hospital o, en una emergencia, el médico especialista, el maestro o el padre, pueden pedir que una ambulancia lleve al niño al hospital más cercano. De ser necesario, la policía puede trasla- dar al niño a la sala de emergencias del hospital más cercano donde evaluarán al niño. ¿Qué sucede cuando el niño llega al hospital? Normalmente se le hace una segunda evaluación cuando llega al hospital. Si el que pide la hospitalización basándose en su propia evaluación psiquiátrica del niño es el “médico asignado” (“designated physician”, en inglés, es el término legal para describir a los psiquiatras autorizados para internar a una persona que tiene un trastorno de salud mental), el niño puede ingresar al hospital sin necesidad de una evaluación adicional. Si el que lo evaluó no es un “médico asignado”, sino un enfermero psiquiátrico o psicólogo cualificado, o un traba- jador social médico independiente y con licencia, o un agente de la policía, el niño deberá ser examinado por un “médico asignado” antes de cumplirse las dos horas de su llegada al hospital. Si se determina que hay que hospitalizarlo, al niño mayor de 16 años o a sus padres o tutor (a nombre del niño), se les da la oportunidad de permitir su hospitalización. Permanecerá en el hospital el plazo necesario, hasta que no sea un peligro para sí mismo ni para los demás y el número de días que el se- guro cubra. Lo más probable es que lo hospitalicen en una unidad de donde no pueda salir por su cuenta. Problemas de Salud Mental y Uso de Sustancias 8