58 Los Menores y la Ley ¿Qué sucede durante el juicio oral? En el juicio, el solicitante de la Petición tiene la responsabilidad de demostrar que los derechos del niño no están protegidos. Además de las pruebas con- tenidas en el informe del investigador del juzgado, el solicitante de la Petición puede pedir que se presenten testigos a testificar. Casi siempre esos testigos son trabajadores sociales del DCF, terapeutas, proveedores de servicios médi- cos, maestros, vecinos y otras personas que conocen a varios miembros de la familia. Con frecuencia el DCF pide que los padres testifiquen. El solicitante de la Petición puede solicitar que se presenten expertos para dar testimonio acer- ca de problemas o asuntos específicos, aun cuando estos expertos no conoz- can a alguno de los miembros de la familia. Una vez que el solicitante de la Petición termina de interrogar a los testigos, los abogados de los padres o del tutor y el abogado del niño pueden contra-in- terrogarlos. Cuando el solicitante de la Petición termina presentado todas sus pruebas y testigos, los abogados de los padres o del tutor y del niño pueden entonces presentar a sus propios testigos. Cualquiera de los abogados puede contra-interrogar al investigador del juzgado acerca de la información que in- cluyó en el informe. Cualquiera de las partes puede llamar a los padres, al tutor o los trabajadores sociales a testificar. Rara vez testifican los niños, aunque cualquiera de las partes pueden pedir que testifiquen. ¿Qué sucede después del juicio? Después del juicio, el juez decidirá si el solicitante de la Petición demostró me- diante pruebas claras y convincentes (pruebas que sean sólidas, definitivas y sin lugar a dudas) una o más de las siguientes acusaciones: 1. El niño no recibe los cuidados físicos o la educación adecuada ni la disci- plina debida. 2. El niño está creciendo bajo condiciones o circunstancias dañinas para el desarrollo de su carácter. 3. El niño carece de la debida atención por parte de los padres o del tutor a cargo de su protección y custodia. 4. Los padres o el tutor del niño no están dispuestos, disponibles o son in- capaces de proporcionarle al niño el cuidado, la disciplina y la atención debidos. Casos de Cuidado y Protección 6